REMM Sensores Dacia FB Shared ESP

Filtro del habitáculo para vehículos Dacia: esencial para mantener la calidad del aire interior de tu vehículo

¿Sabías que en un habitáculo cerrado respiramos entre tres y cinco veces más contaminantes que en el exterior? El filtro del habitáculo es esencial para mantener la calidad del aire interior de tu vehículo. No siempre somos conscientes, pero está claro que actúa de manera muy beneficiosa en nuestra salud, confort y seguridad. Situado en la entrada del bucle de ventilación, el filtro del habitáculo filtra el aire exterior, lo purifica y lo devuelve al interior del vehículo. Al retener las impurezas y los olores, se convierte en un elemento imprescindible.

¿Cuál elegir?

Disponemos de 3 tipos de filtros, todos ellos intercambiables en un mismo vehículo (según disponibilidad). A medida que se pasa a la gama superior, más seguro es el filtrado de las partículas y de algunos componentes presentes en el aire exterior. La diferencia de precio entre estos tres filtros es mínima. Por unos pocos euros más, preservarás al máximo el bienestar y la salud de todos los pasajeros. 

Éstas son las características de cada uno de los filtros:

  1. Filtro de partículas (o de polen): Simple filtrado de la mayoría de partículas y pólenes. Te protege de las impurezas procedentes del exterior.
  2. Filtro de carbón activo (o combinado): Filtrado de humos, olores, gases irritantes y Compuestos Orgánicos Volátiles (tipo butano, propano, etanol, disolventes…) gracias a la acción del carbón activo. Permite disfrutar de un interior sano, sin malos olores ni gases nocivos.
  3. Filtro antialérgico: Neutralización del 92 % de las partículas alergénicas gracias a un tratamiento de superficie a base de polifenoles. Proporciona un interior sano y garantiza la protección de las personas frente a un riesgo alérgico.

¿Cuando debe cambiarse?

Se recomienda cambiar el filtro del habitáculo cada año, es decir, cada 25.000 km, de promedio, de acuerdo con el manual de mantenimiento. Se recomienda cambiarlo con mayor frecuencia si una de las personas a bordo sufre alergias o dificultad respiratoria o si el vehículo se utiliza en un ambiente con más polvo y más contaminado (conducción en ciudad) de lo normal. La acumulación de polvo o de polen lleva a una pérdida de carga: el filtro está saturado de partículas y ya no deja pasar el aire. 

¿Cómo puedo saber que el filtro del habitáculo está sucio?

Algunos signos pueden ponerte sobre aviso: estornudas con más frecuencia de lo habitual, dolor de cabeza, percibir un mal olor al poner en marcha la climatización o la calefacción, los cristales tardan más en desempeñarse, entre otros. Un filtro sucio conlleva igualmente un riesgo de rotura prematura de los sistemas de ventilación y de climatización (da origen al 70 % de las averías del bucle de climatización). 

¿Tienes dudas sobre el filtro del habitáculo? ¡Contacta con REMM GUITART a través del teléfono 936803535 o el correo electrónico remmguitart@red.renault.es y te explicaremos todos los detalles!

QUIERO QUE ME LLAMEN

He leído y acepto los términos y condiciones de uso



 

CITA PREVIA





Selecciona Delegación

Fecha

Hora

Motivo de la cita

He leído y acepto los terminos y condiciones de uso.